contorno-de-ojos-casero

Que si sérum, antiarrugas, antiojeras, crema hidratante… son tantos los productos que existen para aplicar en la piel que ya no sabes por cuál decidirte ni cuál es bueno. ¿Quieres hacer tu propio contorno de ojos casero? ¡La área de tus ojos mejorará en muy poco tiempo y de forma muy económica y sencilla! Hoy te enseñamos cómo hacer tu propio contorno de ojos fácil y rápido con cuatro cremas caseras diferentes.

1. Crema de manteca de cacao y aceite de vitamina E

Esta crema se hace con manteca de cacao y aceite de vitamina E. También puedes añadirle otro tipo de aceites como el aceite de rosa mosqueta para evitar que se endurezca mucho. Para hacerla, primero tienes que derretir la manteca de cacao al baño María y añadirle el aceite de vitamina E. Vierte la mezcla en un recipiente pequeño y déjala enfriar a temperatura ambiente. ¡Lista! Si ves que cuando vayas a echarla esta está muy dura, frota los dedos y pásalos por la crema.

2. Aceite de coco y de vitamina E

Para esta crema tan solo necesitarás aceite de coco y aceite de vitamina E. Ten en cuenta que el aceite de vitamina E puedes sustituirlo por aceite de almendras si lo prefieres. Coge una cucharada grande de aceite de coco y derrítela al baño María. Una vez más, mezcla el aceite de vitamina E con el aceite de coco y vierte la mezcla en el recipiente, dejando que se enfríe en este caso en el frigorífico. Ten en cuenta que el aceite de coco te vendrá de perlas no solo para el contorno de ojos, sino también como antiarrugas e hidratante natural.

3. Pepino y yogur

Para hacer esta crema necesitarás dos cucharaditas de yogur natural y una cucharadita de jugo de pepino. Ralla el pepino encima de una servilleta o una tela. Echa las dos cucharadas de yogur natural en el recipiente en el que quieras hacer tu crema para el contorno de ojos junto a la cucharadita de jugo de pepino… ¡y ya está!

4. Aceite de seimlla de uva, cera de abeja y gel de sábila

Para esta crema tendrás que rayar, en primer lugar, dos cucharaditas de cera de abeja y ponerla a derretir al baño María. Cuando esté bien derretida, añádela dos cucharaditas de aceite de semilla de uva, vierte la mezcla en un recipiente y deja que se enfríe. Mientras tanto, saca media cucharadita de gel de sábila. Este tiene que estar transparente, si está amarillo no sirve para usarse. Viértelo en la mezcla anterior. ¡Facilísimo!

¿Conoces más contornos de ojos caseros efectivos? ¡Compártelos con nosotros!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí