Prolapso

El prolapso se produce cuando se caen o descienden hacia abajo alguna víscera u órgano del cuerpo provocado por la debilidad de los tejidos que lo sostienen.

El prolapso uterino y vaginal puede llegar a darse en determinadas circunstancias en muchas mujeres y aunque existe un tratamiento médico para ello, podemos optar por un tratamiento natural para solucionarlo.

¿Qué causa el prolapso vaginal?

Los principales factores de riesgo para tener prolapso son el parto vaginal especialmente cuando se dan nacimientos múltiples y el envejecimiento de la mamá que da a luz.

El trabajo de parto prolongado y los niños grandes pueden estirar y debilitar los músculos del piso pélvico, lo que conduce a un apoyo debilitado para la vagina.

Esto no sucede en todas las mujeres, pero sí en muchas que no se recuperan completamente del proceso de parto.

La menopausia también inicia una serie de cambios en el cuerpo de la mujer, que pueden afectar el tono muscular de la región pélvica.

El envejecimiento en general debilita los músculos de todo el cuerpo, incluida la región pélvica.

Otros factores como la obesidad y la tos crónica asociados con el asma, el tabaquismo y las enfermedades respiratorias también están asociados con el debilitamiento de estos músculos. El estreñimiento crónico y la presión para expulsar los desechos pueden debilitar los músculos pélvicos.

¿Cuáles son los síntomas del prolapso vaginal?

No es fácil determinar una batería de síntomas para el prolapso porque muchas mujeres no tienen ningún síntoma. Aquellos que tienen síntomas pueden notar una sensación de llenura o malestar en la vagina, una sensación de pesadez o de tirón en la pelvis y dolor de espalda baja que se alivia al acostarse.

Otros síntomas pueden ser la frecuencia urinaria o la incontinencia urinaria de esfuerzo: orinar al reír, toser o hacer ejercicio. También las relaciones sexuales pueden ser difíciles o dolorosas en mujeres con prolapso.

¿Cómo se diagnostica el prolapso vaginal?

Las mujeres sin síntomas suelen ser diagnosticadas de forma casual durante un exámen ginecológico rutinario.

Las mujeres sintomáticas también suelen ser diagnosticadas por su ginecólogo. Casi nunca es necesario pruebas externas de laboratorio o estudios imagenológicos. Un simple examen del ginecólogo debería ser suficiente a partir de los síntomas de la paciente.

Estos exámenes físicos incluyen una prueba de función de la vejiga y una prueba de fuerza del suelo pélvico.
Ejercicios para reforzar el suelo pélvico

Prueba de resistencia del suelo pélvico

Durante el examen pélvico, el médico examina la fuerza del piso pélvico, los músculos del esfínter y los músculos y ligamentos que sostienen las paredes vaginales, el útero, el recto, la uretra y la vejiga. Las irregularidades en este examen pueden ayudar a diagnosticar el prolapso vaginal y determinar si los ejercicios de Kegel serían útiles para la paciente.

Prueba de función de la vejiga

También conocidos como urodinámica, los exámenes de la función de la vejiga determinan la capacidad de la vejiga para almacenar y eliminar la orina. Esto se mide de dos maneras. La uroflujometría mide el volumen y la fuerza del chorro de orina. La cistometrografía es un procedimiento que llena la vejiga con agua a través de un catéter. Las mediciones de volumen se anotan cuando el paciente indica urgencia de orinar.

Micosis vaginal: remedios naturales

Tratamiento casero para le prolapso uterino y vaginal

Antes de daros unas cuantas recetas hay que recordar que es muy importante evitar estar de pie muchas horas seguidas y que si se tienen problemas de escape de orina, siempre es mejor utilizar protectores.

  • Echaremos 30 gramos de milenrama y 20 gramos de senecio en un cazo con agua y dejaremos hervir.
    Colaremos y repartiremos en ocho partes para tomar en cuatro días dos veces cada día durante 12 días consecutivos, haciendo un total de 24 días.
  • Herviremos dos litros de agua en un recipiente y dejaremos que reduzcan hasta que quede aproximadamente un litro, después lo colaremos y agregaremos 60 gramos de flores de saúco y volveremos a hervir durante 5 minutos.
    En este caso repartiremos el contenido y lo tomaremos igual que en la recomendación anterior.
  • Consumir mucho melón dado que gracias a sus componentes fitoquímicos se contribuye a la formación del feto en la matriz y a fortalecer todo el área.
  • Hacer una infusión con unos 20 gramos de hojas de encima por cada litro de agua. Beberemos en pequeñas dosis, nada más levantarnos y antes de acostarnos.
  • Hacerse lavados vaginales con una infusión de hojas de frambuesa
  • En un cuarto de litro de agua caliente echaremos cinco hojas de menta, las taparemos, dejaremos infusionar y después colaremos y esperar a que el líquido atempere. Debemos tomar esta preparación a sorbos y bastante despacio.
  • Hervir 50 gramos de artemisa y tomar la infusión tres veces al día durante unas semana.

Remedios caseros para el herpes Genital

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí